Ubicación
Selecciona tu región
Europe
North America
Oceania
Asia
Africa
Latam
Middle East
Greater China
Volver atrás
Europe
Deutschland
España
France
Italy
Netherlands
Norway
Poland
Portugal
Turkey
United Kingdom
Menu
Región

Menos del 30% de los estudios de interiorismo están liderados por mujeres

 

Esta es una de las conclusiones del “Taller sobre el papel e influencia de la mujer en el Interiorismo” recientemente celebrado -con motivo del Día de la Mujer- en nuestra Neolith Living Gallery (Madrid), donde la arquitecta de interiores y formadora, Rosa Urbano impartió una interesante charla.

 

Si hoy las mujeres interioristas profesionales gozan de reconocimiento y prestigio es gracias al tesón y el duro trabajo que valientes emprendedoras han ido labrando a lo largo de las últimas décadas. Pero todavía queda un largo camino por recorrer para que el desempeño mayoritario de la profesión deje de estar liderado por hombres. Tal como apunta Rosa Urbano, no alcanza el 30% el porcentaje de mujeres que lideran estudios de interiorismo en nuestro país.

 

Por otra parte, si bien es cierto que en la actualidad se apoya de igual modo el talento tanto de las mujeres como de los hombres que lideran los estudios de interiorismo, la arquitecta de interiores Rosa Urbano detecta que hay una gran brecha “en todo aquello que rodea al Interiorismo: los gremios, las obras, los talleres… ahí es donde las diferencias son todavía muy grandes y donde la mujer tiene todavía muy poca presencia”.

 

 

 

 

La formación en interiorismo es clave

 

 

Una de las grandes contradicciones que impiden actualmente lograr la igualdad de la mujer en interiorismo se da en la etapa de formación.  Como docente en la materia, Rosa Urbano constata que las aulas de Interiorismo, Decoración e incluso de Arquitectura están llenas de alumnas, sin embargo, los estudios liderados por mujeres tan solo son el 30% del total. “La mujer “se va cayendo por el camino”, bien porque no quiere optar a puestos de responsabilidad, bien porque no puede emprender, bien porque desea conciliar con la familia, bien porque no está dispuesta a que su trabajo - y el interiorismo lo es- sea el punto fuerte de su vida, etc.., y, todo ello, no nos olvidemos viene de lejos, del legado que nos han dejado nuestras madres y abuelas, de ese rol que encasilla a la mujer como ama de casa y cuidadora de la familia, de toda una serie de estereotipos con los que cuesta enormemente romper” asegura Urbano.

 

Para romper este techo de cristal es clave que las jóvenes que se sientan atraídas por el mundo del interiorismo se formen muy bien antes de emprender. “Creo en la educación y formación como base para la independencia y la libertad de la mujer. La formación siempre suma y cuanto más formado estés mejor” asegura Rosa Urbano, quien considera absolutamente necesario profesionalizar el interiorismo, llegando a un nivel de formación de alta calidad “y esto será lo que nos aleje de aquellas personas que, sin formación, están trabajando en este sector” concluye.

 

 

“Que digan y proclamen a los cuatro vientos
que son Interioristas”

 

 

Como subrayamos anteriormente, cabe destacar que se ha avanzado muchísimo en cuanto al reconocimiento de la figura del interiorista gracias al empeño de interioristas que, como Rosa Urbano, durante décadas han hecho pedagogía de la profesión: “Cuando yo empecé, hace ya muchos años, teníamos que explicar exactamente a lo que nos dedicábamos porque, incluso personas de nuestro entorno, no lo entendían. Nos esforzamos mucho para lograr que los clientes creyeran en el proyecto como base de nuestro trabajo y nos costó mucho salir del estereotipo tela, papel y pintura”.

 

En el caso de las mujeres interioristas, estos esfuerzos se han tenido que multiplicar y todavía hoy persiste cierto estigma social “aún nos encontramos con ciertos sectores de la sociedad que piensan que las mujeres somos más decoradoras, que ponemos telas, papeles, y accesorios, pero que no hacemos obras”.  Para dejar atrás esta situación, Rosa Urbano anima con mayúsculas a las mujeres interioristas que empiezan profesionalmente a “que digan y proclamen a los cuatro vientos que son interioristas”.

 

 

Rosa Urbano y Neolith

 

 

La interiorista Rosa Urbano se confiesa una enamorada de Neolith “lo utilizo tanto para encimeras como para solados y el resultado es espectacular, sobre todo en aquellos espacios en los que hemos diseñado un suelo especial y Neolith lo ha llevado a cabo”. Urbano destaca la calidad y diversidad de los acabados, los diferentes grosores con los que se puede jugar y que es aplicable en todas y cada una de las zonas de una casa. “No puedo dejar de mencionar en los atributos a Neolith como marca: siempre está cerca cuando lo necesitas y cumple en las prescripciones un papel fundamental” concluye.