Neolith® ofrece ideas para hacer reformas domésticas en las zonas de estar y la planta baja

Con el verano a la vuelta de la esquina, muchos hemos empezado a plantearnos a hacer algunos arreglos en casa.

Durante la pandemia de COVID-19, hemos tenido tiempo de sobra para valorar cada una de las estancias que componen nuestros hogares, planteándonos instalar superficies que ofrezcan los niveles de higiene más elevados, una estética atractiva y una resistencia óptima al desgaste diario.

Las superficies de interior son un aspecto importante en cualquier reforma doméstica, además del escenario donde se desarrollan las actividades cotidianas.

Ya sea un proyecto puntual, como sustituir una encimera o algunos muebles, o una idea más ambiciosa, como ampliar un loft o realizar una reforma integral de una vivienda, la creatividad y la anticipación son dos ingredientes esenciales.

Y es aquí donde Neolith®, como marca pionera de Piedra Sinterizada, ofrece la inspiración de diseño que muchos hemos buscado durante el confinamiento para renovar la decoración de nuestras casas.

Una entrada estelar

Es importante no subestimar la importancia del recibidor de una casa o apartamento. A fin de cuentas, es lo primero que ven los invitados al entrar.

Experimentar con las superficies que se instalan puede añadir al espacio un factor sorpresa que dejará a los visitantes boquiabiertos nada más cruzar el umbral. En lugar de colocar grandes extensiones de un mismo material, una opción es cortarlo en fragmentos más pequeños, para que recuerde a un mosaico o al parqué.

Gracias a los avances en la tecnología de la Piedra Sinterizada y las herramientas asociadas a ella, podemos conseguir el aspecto y la sensación de la madera natural, pero con una mayor resistencia a las manchas y los rasguños.

También se pueden combinar dos modelos distintos que generen un contraste entre sí para darle al espacio un aspecto monocromático, tan clásico como elegante.

Una explosión de ideas

Para extremar las medidas de higiene en el hogar y velar por la salud de todos sus habitantes, lo más importante es escoger superficies, ya sean suelos, encimeras o revestimientos de armarios, impermeables, fáciles de limpiar y resistentes a los gérmenes y las bacterias.

El primer paso en cualquier reforma consistirá en revaluar las superficies de trabajo para comprobar que cumplen los estándares más exigentes en materia de salud y seguridad, y no solo en la cocina, sino en toda la casa. Sin embargo, esto no tendría por qué ir en detrimento de la estética.

Las encimeras blancas inspiradas en el mármol y la cuarcita no parecen pasar de moda, mientras que las islas de cocina y los armarios de un solo color o un mismo modelo van ganando fuerza. El efecto cascada también tiene cada vez más adeptos, especialmente cuando se instala el material para que fluya sin juntas por la pared, pasando por la encimera y terminando en el suelo, lo que confiere al espacio una exquisita fluidez.

Otra alternativa estética que también se está abriendo camino son los motivos de acero Corten, que generan un crudo aspecto urbano, la clara demostración de que el óxido nunca descansa.

A todo color

El salón es uno de los grandes protagonistas del entorno doméstico, de ahí que su diseño deba ofrecer el equilibrio adecuado entre la actividad y el ocio, tanto durante el día como cuando cae la noche. A menudo, lo más destacado de estas estancias son el mobiliario y los pequeños detalles.

Las chimeneas de aspecto moderno son un reclamo cada vez más frecuente, pues los propietarios buscan la manera de dar una nueva vida a las chimeneas desgastadas, convirtiéndolas en instalaciones escultóricas que, inevitablemente, atraen todas las miradas.

Incluso el suelo puede adquirir su dosis de protagonismo. En particular los diseños inspirados en el hormigón pulido, acompañados de alfombras persas o Kilim y los muebles de estilo Le Corbusier confieren al espacio un aspecto sofisticado, contemporáneo y metropolitano.

Calidad hasta en el último detalle

No solo es importante trabajar con materiales de la mejor calidad, sino con los profesionales más hábiles y cualificados. Antes de adentrarse en una reforma, conviene tomarse el tiempo necesario para encontrar un instalador que comprenda el material y las superficies que quieres utilizar y que haya trabajado antes con ellas. Esto te ahorrará costes, estrés y algún que otro disgusto durante el proceso de construcción.

Pide Información

Sí, acepto la Política de Privacidad