Alessandro Borghese





Alessandro Borghese




Alessandro Borghese, Rock ‘n’ Roll Gastronomy

GUI9366

Chef: Alessandro Borghese
Restaurante: Il lusso della semplicità
Ciudad: Milán (Italia)
Colores: Calacatta Silk, La Boheme, Carrara B01, Iron Corten y Nero Zombabwe

Para el chef italiano, Alessandro Borghese, cocinar es el nuevo rock and roll. Una industria colorida, trepidante y dinámica con un atractivo universal que require de una gran exigencia para alcanzar el éxito.

Centrado en sabores grandes e intensos y en ingredientes naturales (simplemente preparados), Borghese se ha convertido en una superestrella de la cocina, no solo en su Italia natal, también en el panorama internacional.

Cuando comenzó a desarrollar el interiorismo de su esperado restaurante en Milán, bajo el concepto “Il lusso della semplicità” (El lujo de la simplicidad); encontró en Neolith el material perfecto para encapsular su enfoque inventivo y que al mismo tiempo reflejara su extravagante personalidad.

Por su innovación, su fascinación por el proceso de producción de la piedra sinterizada y su admiración por la versatilidad de la superficie, Borghese quedó rendido a Neolith. En particular, quedó impresionado por su adaptabilidad y la forma en la que puede integrarse sin problemas dentro de un entorno específico, añadiendo carácter y singularidad.

A Alessandro le gustó tanto Neolith (y su amplia variedad de colores y diseños), que decidió utilizarlo en todo el restaurante. Una ingeniosa mezcla de tonos y contrastes que incluye maderas (Neolith La Bohème), mármoles (Neolith Carrara B01), metales (Neolith Iron Corten) y granitos (Neolith Nero Zimbabwe) se han aplicado en los interiores del restaurante para evocar la atmósfera de la edad de oro de los trasatlánticos de lujo.

Neolith Calacatta Silk también se prescribió para las encimeras de la barra, un acabado que se convirtió rápidamente en una elección recurrente para los chefs profesionales, tanto por su estética como por su practicidad. El chef Borghese destaca la libertad recién descubierta de poder mostrar sus inventos culinarios, directamente en la superficie. Él lo compara con la artesanía de un artista. “Si fuera pintor”, reflexiona, “Neolith sería mi lienzo”.




Galería de fotos