Neolith® y el maestro pastelero Cédric Grolet





Neolith® y el maestro pastelero Cédric Grolet



Neolith® se cuela en el apartamento parisino del maestro pastelero Cédric Grolet

Cédric Grolet es uno de los talentos más fascinantes y creativos de la cocina moderna. Su exitosa carrera en el ámbito de la repostería, catapultada a la fama por su ingenio y originalidad, ha sido premiada con diversos galardones. Solo el año pasado recibió el prestigioso distintivo de Pastelero del Año otorgado por Gault Millau y el premio al Mejor Chef de Repostería de 50 Best, el máximo reconocimiento en su profesión.

El trabajo de Grolet se caracteriza por una repostería sorprendente desde el punto de vista visual, como sus emblemáticos Cubos de Rubik (imitados a menudo) y sus trampantojos dulces con aspecto de lustrosas frutas frescas.

Esta lúdica experimentación se construye, sin embargo, sobre la sólida base de la cocina francesa clásica que adquirió durante su etapa formativa con el legendario Christophe Adam, de Fauchon, y la superestrella culinaria Alain Ducasse. Sus imaginativas recetas parten de un profundo conocimiento de los absolutos gastronómicos y una técnica culinaria precisa y correcta, sin dejar lugar a la gratuidad o el artificio.

Grolet se considera a sí mismo un guardián del legado culinario francés y constantemente refina su arte para transformar deliciosos conceptos en una realidad exquisita. Su creatividad, ambición y arduo trabajo lo convierten en uno de los mejores reposteros de su generación.

La dualidad de Grolet también se manifiesta en su diseño de interiores y pudo darle rienda suelta cuando reformó su apartamento en París.

En líneas generales, el concepto fue desarrollado por él mismo con vistas a crear un espacio con una gran presencia estética, pero sin dejar de lado el pragmatismo, algo fundamental para ejercitar su ingenio culinario.

“La palabra ‘crear’ es la base de todo lo que hago”, explica él mismo. “Hacer realidad un concepto gastronómico es algo profundamente enriquecedor. La sensación de ver cómo tus ideas se hacen realidad es embriagadora. Hace que no me duerma en los laureles. Por eso quería un espacio que me diera libertad para experimentar sin poner límites a mi imaginación”, continúa.

“Reformé mi apartamento de arriba abajo, lo cambié todo. Quería darle un toque idiosincrásico muy característico de mi personalidad y mis creencias. Esto implicaba ser lo más sencillo y sobrio posible, pero utilizando los mejores materiales que hubiera en el mercado”, detalla.

Neolith Cédric Grolet

Apartamento de Cédric Grolet en París. Crédito: Francois Guillemin

Neolith Cédric Grolet

Apartamento de Cédric Grolet en París. Crédito: Francois Guillemin

Grolet huye de lo recargado y evita la decoración o las florituras innecesarias en sus pasteles, algo fundamental también en su forma de plantear el diseño de su casa.

Para lograr el aspecto que buscaba, quiso combinar superficies sencillas y blancas inspiradas en el mármol con paredes de piedra vista y suelos de madera sin barnizar por toda la propiedad.

Ante todo, el chef buscaba transmitir una “cercanía con la naturaleza” que sus invitados pudieran percibir nada más poner un pie en la vivienda, de ahí que los materiales tuvieran que ser 100 % naturales.

En colaboración con los expertos fabricantes J. Léger y La Marbrerie Contemporaine, se puso manos a la obra para hacer su sueño realidad.

Después de probar diversos materiales, Grolet se encontró con Neolith y enseguida se sorprendió por sus cualidades de rendimiento.

“Me gusta Neolith porque es una superficie no porosa y muy fácil de limpiar, algo fundamental para un trabajo preciso en repostería. Por ejemplo, puedo amasar y pasar el rodillo directamente sobre la superficie sin que se manche o pierda brillo. Además, también sirve como un fondo neutro y definido en el que mis tartas y postres llaman más la atención, lo ideal para Instagram”, explica.

Neolith & Cédric Grolet

Apartamento de Cédric Grolet en París. Crédito: Francois Guillemin

Neolith Cédric Grolet 07 683x1024

Apartamento de Cédric Grolet en París. Crédito: Francois Guillemin

Neolith Estatuario Silk fue la superficie elegida para la isla, las superficies y el salpicadero de la cocina. Lo inusual del diseño es la superficie de la isla, que parece desbordar hasta llegar al suelo y recubre un trozo de este para subir luego por la pared, un conjunto de aspecto marmóreo que sugiere una continuidad orgánica en el espacio.

En contraste con los suelos de parqué, una pared de caliza y el impoluto mobiliario blanco, Neolith combina armoniosamente con el resto de elementos de la cocina, generando un contexto distendido sin eclipsar la principal función del espacio.

La filosofía de Grolet también se manifiesta en otros espacios de la casa, especialmente en los cuartos de baños, que exigen un equilibrio entre lo exultante y lo robusto. En estos espacios los materiales impermeables y fáciles de limpiar son una prioridad.

Neolith Calacatta Polished se aplica a un minimalista tocador empotrado en la pared y recubre toda la pared de una majestuosa ducha de cascada.

A modo de contraste, la ducha a ras del suelo del baño de invitados se reviste de Neolith Iron Frost, cuyo discreto color confiere a la estancia una ligera y sutil sensación de tranquilidad.

Neolith Cédric Grolet 13 683x1024

Apartamento de Cédric Grolet en París. Crédito: Francois Guillemin

Neolith & Cédric Grolet

Apartamento de Cédric Grolet en París. Crédito: Francois Guillemin

Los valores sobre los que se sustenta Neolith encajan a la perfección con los de Grolet en una fortuita y sinérgica simbiosis.

La dedicación de la marca de Piedra Sinterizada a la creación de superficies de primera calidad a partir de las mejores materias primas 100 % naturales comulgan con el compromiso del chef con los productos de primera calidad.

Además, al igual que los postres de Grolet, Neolith es el fruto de muchos años de experiencia y trabajo acumulados que se traducen en un nivel excepcional de conocimiento y creatividad y, por extensión, en superficies caracterizadas tanto por una extraordinaria belleza como por un rendimiento sin parangón.

Grolet, perfeccionista incansable, considera este proyecto el comienzo de una futura trayectoria con Neolith. “Después de comprobar el potencial y la versatilidad del material en mi propia casa”, concluye, “ya me estoy imaginando que lo incluiré en un proyecto en el futuro. Sin duda, volveré a utilizar las superficies de Neolith para un laboratorio culinario o una pastelería”.

La filosofía de Grolet también se manifiesta en otros espacios de la casa, especialmente en los cuartos de baños, que exigen un equilibrio entre lo exultante y lo robusto. En estos espacios los materiales impermeables y fáciles de limpiar son una prioridad.

Neolith Calacatta Polished se aplica a un minimalista tocador empotrado en la pared y recubre toda la pared de una majestuosa ducha de cascada.

A modo de contraste, la ducha a ras del suelo del baño de invitados se reviste de Neolith Iron Frost, cuyo discreto color confiere a la estancia una ligera y sutil sensación de tranquilidad.

Neolith & Cédric Grolet

Neolith® & Cédric Grolet