Neolith® City House





Neolith® City House



El buen perfume viene en frasco pequeño

Neolith® saca a relucir todo su potencial en la reforma de una casa en Bruselas

Hay muchos motivos para comprar una casa pequeña. Aunque el precio siempre es un factor importante, para algunas personas el exceso de espacio es simplemente innecesario. Por el contrario, en los espacios pequeños se acumulan menos cosas, hay menos que limpiar y se reduce el impacto medioambiental.

En este caso, fue una casa pequeña lo que ha permitido a una pareja vivir en uno de los barrios más dinámicos de Bruselas: la plaza Flagey.

Con un buen diseño, una vivienda pequeña puede lograr ese equilibrio ideal entre una buena ubicación y un espacio tranquilo donde poder desconectar. Sin embargo, la falta de imaginación a menudo hace que hasta una vivienda espaciosa resulte claustrofóbica, como era el caso de esta casa, ahora bautizada como City House. Con una superficie de 180 m2, incluido el sótano, se trata sin duda de un espacio compacto. Sin embargo, como dice el refrán, el buen perfume viene en frasco pequeño.

En lugar de ver sus modestas dimensiones como una limitación, los propietarios decidieron considerarlas una oportunidad. Diseñaron una acogedora vivienda revestida totalmente de Piedra Sinterizada Neolith®, un producto que ya conocían, haciendo del proyecto una oportunidad para dar rienda suelta a todo su potencial estético a lo largo y ancho de la casa. Sin dejar de lado su tendencia minimalista, los propietarios buscaban demostrar, por un lado, que es posible lograr varios fines con un mismo medio y, por otra parte, que los materiales contemporáneos también se pueden aplicar a edificios tradicionales.

Abajo las paredes

Para el diseñador de interiores Michel Penneman, la City House ya presentaba un reto de entrada: la vivienda contaba con varias paredes que delimitaban espacios minúsculos, dando lugar a un espacio cerrado y exiguo.

Sin embargo, nos explica, el tamaño de esta humilde morada no le echó para atrás. “Prefiero trabajar con espacios pequeños que con casas o apartamentos más grandes. El reto es mayor: hace falta buscar una solución creativa para encontrar el equilibrio entre espacio, estética y presupuesto. Esa complejidad es algo que me encanta”, afirma.

Decidido a aumentar el espacio de las habitaciones para crear perspectivas más largas y hacer la vivienda más diáfana y luminosa, se imaginó la casa con menos paredes, pero sin alterar la estructura.

Desde el principio, consultó a un ingeniero para asegurarse de que esto fuera así. Eliminar las paredes que dividían la planta baja permitió la entrada de luz natural por las ventanas frontales, realzando la altura de los techos y confiriendo al espacio una sensación de amplitud. También en la segunda y la tercera planta se aplicó este enfoque para crear espacios sencillos y más abiertos.

City House Planta Baja Antes

Planta baja – Antes

Neolith City House Planta Baja Después

Planta baja – Después

Carta blanca

Para Michel, la diversidad de estados de ánimo y funciones que se aúnan en las viviendas modernas fue una de las claves a la hora de diseñar esta casa.

“En las zonas de la casa donde se vive y se descansa, prefiero trabajar con colores neutros y limpios. Los tonos más vivos y llamativos se introducen a través del mobiliario, que puede modificarse fácilmente a medida que van cambiando los gustos o tendencias, algo que no es tan fácil si optas por superficies o suelos llamativos”, explica Michel.

Se seleccionó una paleta de blancos, grises y negros para dar a la casa un trasfondo de serenidad, ideal para introducir después colores más vivos.

Que se haga la luz

La luminosidad es un factor clave a la hora de crear un entorno cómodo y espacioso. Cambiando la puerta frontal y abriendo una claraboya en la cocina, al fondo de la planta baja, lograron que la luz natural entrara por ambos lados de la vivienda. Además, una escalera abierta con grandes ventanales baña ahora el espacio inferior de luz cenital. La luz natural se complementa con luminarias cuidadosamente seleccionadas por su calidez visual, sumándose al sosiego del espacio.

Neolith City House Planta Baja Final

Suelo: Phedra Satin. Paredes: Arctic White Silk. Mesita auxiliar: Calacatta Polished. Salpicadero: Estatuario Silk

Un impecable Arctic White Silk y el cálido Phedra Satin son dos de los protagonistas en la casa, tanto en las escaleras como en el suelo y las paredes, reflejando la luz y confiriendo a las estancias un aspecto más espacioso. El Beton Silk, inspirado en el hormigón, lleva esa ansiada neutralidad hasta el cuarto de la colada, creando un efecto de suma modernidad.

Los diseños marmolados crean puntos de atención cargados de elegancia en diversos lugares de la casa. En la cocina, las visibles vetas de Estatuario Silk adornan la isla central y el salpicadero. Por su parte, los detalles más delicados del Calacatta Polished aderezan un juego de mesitas de café y en la primera planta un sutil Blanco Carrara aporta interés visual al cuarto de baño.

El negro va con todo

La decoración con diseños pulidos es especialmente acertada si se yuxtapone a elementos más oscuros. Aunque en las zonas de estar Michel opta por colores discretos, la tendencia se invierte en las zonas menos frecuentadas.

“En las habitaciones donde se pasa menos tiempo durante el día, no es tan necesario optar por tonos luminosos y neutros. Es una buena oportunidad para crear entornos diferentes al resto de la casa, habitaciones con un ambiente especial”, detalla.

Neolith City House Habitación

Paredes: Krater y Arctic White Silk. Suelo: Phedra Silk.

Con un estilo diametralmente opuesto al resto de la vivienda, el aseo con ducha de la tercera planta, más pequeña que las demás, es quizás el ejemplo más claro de este contraste. Casi todas las superficies, desde la propia ducha y el suelo hasta el lavabo y la encimera, se revisten del oscuro Nero Marquina, interrumpido por sus características vetas blancas.

En el dormitorio, una oscura pared de Krater con su arremolinada veta se encuadra entre las otras tres paredes de Arctic White, aportando una intensa profundidad visual al espacio.

Piedra del siglo XXI

Del sótano al ático, la City House bucea por el sinfín de posibilidades de Neolith en las distintas partes de la casa, que pasa de ser un revoltijo de angostos espacios a convertirse en un hogar diáfano y actual, ideal para una pareja moderna.

“La piedra y el mármol naturales son frágiles, difíciles de limpiar y precisan de un revestimiento de protección especial. Con los años, cambian de color y ya no son iguales que al principio. Por el contrario, la Piedra Sinterizada es increíblemente fácil de mantener. Dentro de mucho tiempo, esta casa seguirá teniendo el mismo aspecto que ahora, lo único que hace falta es limpiarla”, comenta Michel.

“El reducido espesor del producto ofrece unas posibilidades impensables en el caso de la piedra natural. Es fácil crear muebles con él y usarlo en puertas. Además, los colores de Neolith son de una calidad sorprendente, resulta casi imposible distinguirlo del mármol de verdad”, apunta.

Virtual Tour

Galería Neolith City House